Mi texto descriptivo, Lengua.

Las ultimas dos clases de lengua estuvimos trabajando con el texto descriptivo. La consigna que nos dio Cami fue crear un personaje y describirlo en un texto. Este personaje que nosotros creamos y describimos tenia que ser característico de un policial clásico o de enigma, es decir, que este personaje tenia que ser un investigador amateur. Este es mi texto descriptivo:

Investigadora Caroline Holloway

-Entonces, ¿estás buscando a alguien que te ayude en este caso que no es verdad?

-Si, estoy desesperado.

-Se exactamente a quien necesitas. Una mujer joven, inteligente y atenta. Necesitas a alguien que sea audaz pero al mismo tiempo cuidadosa y delicada. 

-¿De quién estás hablando Rowan? De qué mujer hablas?

-Estoy hablando de una de las mejores investigadores de este país, John, estoy hablando de la detective Caroline Holloway. 

-Me suena mucho Rowan,  pero no estoy seguro de quien estas hablando

-Bueno, le voy a echar una mano. 

La investigadora es una mujer afroamericana de tan solo 27 años. Tiene pelo muy oscuro y rizado y ojos verdes azulados. Sus labios son anchos y carnosos y su nariz es pequeña y delgada. Ella es alta, flaca y muy flexible y habilidosa. Siempre se viste formal, lleva botas altas y negras, un pantalón negro, una remera negra y un tapado marrón café.  La investigadora nació el 22 de Junio de 1992 y creció en Maine. Vivió toda su vida en esa misma ciudad y fue criada por su padre. Su madre murió despues del parto y Caroline nunca tuvo la oportunidad de conocerla.  La investigadora es una persona brillante y siempre lo fue. Desde chica su mente impresionaba a la gente y es por esa razón que su padre, un detective profesional,  decidió enseñarle sobre el crimen y la verdad. Además de eso, su padre le enseñó sobre la violencia y como no es bueno recurrir a métodos poco lícitos. Sin embargo, al paso de los años, Caroline fue entrenada como para poder defenderse de los criminales.  Cuando cumplió 15 años, su papá empezó a llevarla a su oficina en Portland y mostrarle todo sobre sus casos resueltos y no resueltos. Caroline siempre se emocionaba por terminar de resolver los no terminados  Después de haber ayudado a más de 20 personas solo con su inteligencia y su deducción , Holloway se hizo famosa y mucha gente empezó a contratarla para resolver sus casos  y ahora es una de las mejores de nuestro país. No se compara con nadie. Visitala y cuentale todo sobre tu caso, tus pruebas, los testigos, todo lo que sabes y ella te va a ayudar. Te va a hacer preguntas y en menos de una semana ya va a estar todo terminado. Realmente te lo recomiendo John.

destreza de pensamiento 28/5

El 28 de Mayo, con Cami Aliberti en lengua hicimos una destreza de pensamiento sobre el genero fantástico y el maravilloso. Esta destreza se llamaba “comparar y contrastar”, yo trabaje con Josefina Porretti.

Este es link del documento donde hicimos la destreza: https://docs.google.com/document/d/14jZyZl5xSfRFam0yMlJHcecvtVFjbijS1VRhFZb3gJw/edit y esta es la conclusion que hicimos sobre el trabajo:

Durante las últimas clases de lengua estuvimos trabajando en parejas con una destreza de pensamiento llamada “comparar y contrastar”. Este trabajo lo hicimos sobre los dos géneros con los que estuvimos trabajando previamente, el género maravilloso y el género fantástico. 

Primero de todo, entre las dos pensamos cuáles eran las similitudes y diferencias entre estos dos géneros literarios y después las empezamos a escribir. Escribimos en que se parecían; la intervención de lo sobrenatural y los finales en ambos géneros y también, en que se diferencian; el espacio, los personajes y la reacción a lo sobrenatural. Por último, escribimos cuales eran los patrones de semejanza y diferencias significativas; el espacio, los personajes, lo sobrenatural, la reacción a lo sobrenatural y el final.

Luego, describimos estas similitudes y diferencias. En ambos géneros existe lo sobrenatural y los finales pueden ser felices, tristes o trágicos. En cuanto al género maravilloso, el espacio es en lugares no cotidianos y en el género fantástico, todo ocurre en un espacio cotidiano, en el cual cualquiera de nosotros puede estar localizado. También la reacción a lo sobrenatural es otra diferencia. Con respecto al maravilloso, lo sobrenatural es normal y no es tomado como algo fuera de lo común y por el otro lado en el fantástico lo sobrenatural es tomado con mucha sorpresa. Por último, los personajes también son muy distintos ya que, en el maravilloso generalmente existen ogros, princesas, principes y hadas y en el fantástico, los personajes son comunes y corrientes. 

En conclusión, el género maravilloso y el género fantástico son más diferentes que parecidos. Al principio pueden parecer muy similares pero en realidad no comparten tantas características. Los dos géneros son muy interesantes y muy conocidos en la literatura y a nosotras nos encantó haber aprendido acerca de ellos.  

ciencia ficción: escritura colaborativa

Durante las tres ultimas clases de Lengua y Literatura estuvimos trabajando con una escritura colaborativa de ciencia ficción. Yo trabaje con Clara Zorraquin, Ignacio Okecki y Juan Ignacio Garces.

Este es nuestro cuento:

Un viaje inesperado

Me desperté de madrugada, a las 5 de la mañana. Había pasado toda la noche trabajando en mi nuevo proyecto, una máquina del tiempo. Estaba exhausto, pero estaba muy cerca de encontrar la fórmula, entonces decidí seguir. Después de un rato, solo tocaba hacer la prueba para ver si ésta funcionaba. Subí el interruptor y las luces se prendieron, y saltaron chispas del artefacto. La máquina del tiempo era parecida a un ascensor pero no bajaba ni subía, si no que te transportaba a otros tiempos, o ese era el plan. Me meti en la cápsula medio incómodo, ya que no tenía asientos. Mi meta era ir a la época en donde los dinosaurios vivían y tomar unos videos y fotos para poder investigar a fondo estas distintas especies, pero sin tocar nada, para no causar ningún problema. Este proyecto me iba a hacer millonario y si esto funcionaba, ya no tendría que trabajar, podría hacer lo que quiera y todo habría valido la pena. Elegí el año 200.000.000 a.C y aprete el boton rojo para comenzar. Vi unas luces, me sacudí un poco y me pegue la cabeza contra un caño. Cuando desperté no podía creer lo que había visto. 

Estaba mareado por el golpe y escuchaba muchos ruidos extraños. Creí que estaba alucinando, pero no. A lo lejos se podían ver los dinosaurios que volaban, comían y dormían.  Sorprendido no era suficiente para describir este sentimiento. Sentía mucho miedo pero por suerte tenia mi equipaje preparado para sobrevivir. Ya estaba oscureciendo, y lo primero que hice fue buscar un lugar seguro para acampar. La mañana siguiente desperté con muchas ganas de explorar el lugar, pero tenía que tener cuidado ya que si hacía algo que no debía esto alteraría el presente. Vi muchas plantas extrañas, junto con bichos extraordinarios, y les tomé cientos de fotos para mi proyecto. Estaba caminando tranquilamente cuando, sin querer, pise una hormiga. Asustado volví a la cápsula y toque el botón rojo nuevamente.

Pasaron cinco minutos y me desperté de nuevo en el presente. Estaba agitado y nervioso. Abrí la puerta de la máquina con temor, y me encontré de nuevo en mi laboratorio. Todo parecía estar bien, pero algo no me cerraba. Salí de la máquina y empecé a dar vueltas. Estaba asustado. Pisar una hormiga podría haber cambiado todo. Me dirigí hacia la ventana y me quede paralizado. Me encontraba debajo del agua. No entendía qué estaba sucediendo. ¿Como podría haber ocurrido esto? Abrí la puerta de mi laboratorio y salí. Estaba nadando solo, en las mismas calles, en la misma ciudad. Pero no veía peces por ningún lado, estaba completamente solo. Seguí nadando con mucha facilidad, como que podía quedarme haciendo eso todo el dia. 

Luego de nadar por un rato, tenía que ver lo que era nuestro mundo en esa dimensión. Me di cuenta que tenía branquias, y que podía respirar con facilidad. Nadé por varios pueblos y ciudades hasta que me canse. Me senté en un coral. Estaba asombrado. La gente nadaba en vez de caminar, era mucho más fácil y rápido. Sentado, empecé a pensar que, por ahí, esta dimensión no era un problema muy grande después de todo. Luego de pasear por un rato me di cuenta que no había peces! Y me pregunté, ¿Dónde estaban todas las criaturas marinas? Subí a la superficie para tener una mejor vista de lo que estaba sospechando. Vi edificios y playas llenas de diferentes tipos de criaturas, vi unos pulpos gigantes, peces chiquitos y tiburones, pero algo andaba terriblemente mal. Estas criaturas tenían piernas, piel y pelo! Seguían siendo animales, pero caminaban y actuaban  como animales terrestres. Los roles habían cambiado entre las criaturas terrestres y las marinas.

En ese momento supe que, por más asombrosa o facilitada que pudiera ser nuestra nueva vida en el agua, debía hacer algo, buscar una solución a este evento. Me metí en un edificio cerrado, que parecía un laboratorio en la parte trasera de una farmacia. Empecé a buscar algún tipo de aparato o invento que me pudiera ayudar. De pronto, escuché un ruido extraño, como si alguien estuviera allí conmigo. Me fijé entre unos armarios, y había un científico conmigo, escondido. Comencé a hablar con él y me contó que él no se había transformado, ya que también había trabajado con este tipo de proyectos de viaje en el tiempo y logró salvarse de esta situación. Hablamos por un rato y nos pusimos de acuerdo en intentar buscar una solución a esto, y llegamos a un plan.

Rápidamente, nos dirigimos a mi laboratorio para poder revertir este problema. Cuando llegamos, todo seguía intacto. Eran las 4 de la tarde del 12 de Mayo del 2240, y nuestro plan era viajar a minutos antes del pequeño incidente. Nos metimos en la máquina y empezamos el viaje. Cuando llegamos nos quedamos adentro. Teníamos miedo de salir, porque corríamos el riesgo de cometer el mismo error. Cuando ya había pasada una hora decidimos volver al presente. Que todo vuelva a la normalidad era nuestra única esperanza. Pasaron 15 minutos y ya estábamos de vuelta. Los dos totalmente en silencio salimos de la máquina. 

Todo se sentía normal pero teníamos un presentimiento de que algo no estaba bien. El laboratorio seguía igual, muy desordenado, como siempre. Abrimos la puerta y salimos lentamente. Nos dimos cuenta que ya no estábamos más en el agua. Caminamos un rato por la calle. Todo se sentía muy silencioso. Pasamos por la farmacia y los dos notamos algo, como un animal. Nos acercamos para poder verlo mejor y los dos nos quedamos sin palabras. Era un pez, un pez caminando como un animal no marino. ¿Porque no había funcionado? ¿Que habíamos hecho mal? No podía creerlo. Era un plan bien formulado y calculado, pero bueno, quizás las historias no siempre terminan felices como pensamos.

Relato de las vacaciones (sobrenatural)

Entre la hierba alta

Eran las tres de la tarde. Acababamos de comer. Estabamos aburridos y queriamos hacer algo. Despues de unos minutos pensando, Trini dijo “vayamos al arroyo” y sin dudarlo todos dijimos que si.

Rapidamente, cada uno de nosotros se fue al cuarto a cambiarse. Me puse un traje de baño, una bombacha de campo, una remara negra, un sombrero y un par de zapatillas. Uno a uno, fuimos saliendo de los cuartos ya vestidos. Eramos siete. Ya estábamos preparados para un largo camino de maiz alto y rasposo.

Luli y Marcos salieron de la casa con una mochila negra. Llevaban agua y galletitas para el te ya que nos ibamos a quedar ahi como 2 horas. Ya eran las 3:20 y decidimos comenzar el viaje.

Caminando en fila y bajo el sol, el camino parecia eterno. El maiz nos raspaba la cara y los brazos. Estabamos cansados y doloridos y no veiamos a donde estabamos yendo por el maiz alto.

Ya eran las 3:50 y todavía estábamos caminando en el maizal. Todos exhaustos y acalorados nos quejabamos y queríamos volver. De repente cuando ya habia pasado como una hora desde que habíamos salido escuchamos algo, como un grito extraño. Nos asustamos y nos miramos con terror. No sabíamos que había sido. Podían haber sido los perros o quizás un animal salvaje, no estábamos seguros. Despues de un rato de confusion y silencio Abril dijo “sigamos, solo fue un ruido” pero nadie quería seguir, estábamos asustados. Nuevamente el mismo sonido nos paralizó. Aterrorizada dije “volvamos, yo no quiero seguir” gire sobre mi y cuando empece a caminar todos me siguieron. 

El sendero era el mismo de antes y era imposible perderse. Sin embargo, el maizal nos ofrecía resistencia, las plantas parecían cerrarnos el paso. Aunque lo intentamos no podíamos avanzar. No estaba segura si nos protegían de algo o simplemente nos tendían una trampa. A esta altura estábamos todos paralizados, quietos y como las plantas de maíz inmóviles. Frente nuestros ojos solo verde y cielo. Nos tranquilizaba saber que estábamos todos juntos entonces formamos un circulo y nos miramos sin decirnos nada. Y otra vez el grito. El cielo se oscureció y el suelo tembló. No se cuanto tiempo paso, pero de repente las plantas nos abrieron paso, parecían desvanecerse. 

Relato de las vacaciones

Eran las tres de la tarde. Acababamos de comer. Estabamos aburridos y queriamos hacer algo. Despues de unos minutos pensando, Trini dijo “vayamos al arroyo” y sin dudarlo todos dijimos que si.

Rapidamente, cada uno de nosotros se fue al cuarto a cambiarse. Me puse un traje de baño, una bombacha de campo, una remara negra, un sombrero y un par de zapatillas. Uno a uno, fuimos saliendo de los cuartos ya vestidos. Eramos siete. Ya estabamos preparados para un largo camino de maiz alto y rasposo.

Luli y Marcos salieron de la casa con una mochila negra. Llevaban agua y galletitas para el te ya que nos ibamosa quedar ahi como 2 horas. Ya eran las 3:20 y decidimos comenzar el viaje.

Caminando en fila y bajo el sol, el camino parecia eterno. El maiz nos raspaba la cara y los brazos. Estabamos cansados y doloridos y no veiamos a donde estabamos yendo por el maiz alto.

Despues de unos largos 25 minutos caminando con el sol ardiente en la cara, llegamos al arroyo. Era lindisimo. Habia pasto largo, arboles verdes, ramas gruesas y espinas puntiagudas. Caminamos un poco mas y ya estabamos tocando agua. Habia una casacada hermosa de agua transaparente. Con muchas ansias los siete nos sacamos la ropa y con traje de baño nos tiramos al agua. El lugar era impresionante. El agua fria nos refrescaba y nos calmaba nuestro dolor. Nos miramos y nos dimos cuenta de que el cansador y doloroso camino habia valido la pena.